Niños y perros, enséñales a ser los compañeros

Los aspectos positivos de crecer con un perro en casa son incuestionables pero, para si realmente queremos que estos valores calen en la educación de tus hijos, tienes que involucrarte en el cuidado del perro y establecer una serie de normas para todos, para el perro y para la familia.

niños y perros

Habitualmente los niños que establecen con los perros una relación de colegueo. Son compañeros de travesuras y ambos disfrutarán de sus juegos. Los niños encontrarán un cómplice alegre y siempre dispuesto, y el perro será un compinche encantado y muy paciente con sus diabluras, además de que posiblemente se puede convertir en su confidente.

Para conseguir que se convierta en una relación sana, tenemos que supervisar sus primeros encuentros y enseñar a ambos cómo deben tratarse.

Respetar al perro conociéndole

Antes de nada, tú como padre o madre, tienes que conocer cuales son las necesidades básicas y cuidados que necesitará el perro.

Esto es muy importante porque, además de que el niño te pedirá información y debemos estar preparados para proporcionársela, también sabremos cómo explicarle por qué no debe darle comida de su plato o por qué no es un buen momento para jugar.

Cuando los niños son muy pequeños, la convivencia puede ser un poco más complicada pues la delicadeza no es una de las virtudes de los niños.

Posiblemente tirarán al perro de las orejas, del rabo, le cogerán sin cuidado… Por ello, es fundamental que sus juegos estén supervisados por un adulto en todo momento. Es verdad que los perros hacen gala de una paciencia infinita con los niños, pero todo tiene un límite.

Además, los cachorros también hay que eduarlos, tienen que aprender a controlar su mordida, su vitalidad, en definitiva, a socializarse.

Supervisa sus juegos

Un buen método puede ser reservar un horario determinado para que ambos jueguen.

El niño lo esperará con impaciencia y aprenderá a valorar este momento al mismo tiempo que nosotros podremos enseñarle cómo hay que tratar a un animal.

Una técnica puede ser explicar a los niños, al igual que él, el perro es un ser vivo al que también le duele que le tiren del pelo o de las orejas o que le agarren sin miramientos. Por otro lado, debe entender que el animal necesita sus periodos de descanso y soledad que deberá respetar, al igual que su espacio.

Es común que muchos padres se relajen ante la presencia de un cachorro pues creen que éste no puede dañar a los niños.

Pero, por muy pequeño que sea el perro, sus dientes son como agujas y sus uñas pueden herirles. Hay que tener cuidado y no dejar nada al azar pues se trata de que la experiencia de tener una mascota sea educativa tanto para los niños como para el perro.

El secreto es establecer una buena base para que tus hijos crezcan en el respeto hacia sí mismos, hacia sus semejantes y hacia los animales.

Accesorios para perros

Ahora gastos de envío gratis en todos los pedidos en Mundo Animal.



Encuentra más productos en nuestra tienda



También te puede interesar:

  1. El estrés en los perros Descubre las causas del estrés canino, como les afecta a...
  2. Private: Comprar casetas para perros Es evidente que no todas las especies de perros son...
  3. Cómo prevenir la leishmaniosis en los perros (cuidado con los mosquitos) Ahora que se aproxima el verano y es temporada de...
  4. Viajar con perros Un viaje con el perro es una maravillosa experiencia para...
  5. El pan duro y los perros En algún momento de nuestras vidas hemos dado un trozo...

¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Este sitio web usa cookies, puedes ver la politica de cookies aqui
Política de cookies