Comunicación canina

Los humanos se comunican principalmente mediante la palabra hablada y escrita. Los perros, sin embargo, usan distintos “lenguajes”:

  • Lenguaje corporal: formado por un amplio repertorio de expresiones faciales y posturas tales como reverencias, meneos de los traseros, muecas sumisas, pelos en punta, movimientos de las orejas y del rabo.
  • Comunicación oral: a través de una amplia variedad de ladridos y toda clase de gemidos, aullidos y gruñidos.
  • Comunicación olfativa: mediante el olfateo de hocicos, orejas, rabos, secreciones vaginales y anales y, particularmente, la orina y deposiciones fecales de otros perros. Los perros pueden extraer una enorme cantidad de información social usando su extraordinario sentido del olfato.

Lenguaje corporal de los perros

Aunque pocos de nosotros entendemos los muchos lenguajes caninos que existen, la mayoría podemos notar la diferencia entre un perro amistoso y otro que no lo es. El perro transmite el mensaje con muy poca dificultad.

Es tan fácil captar el aura de un perro seguro de sí mismo, relajado y tranquilo como lo es observar comportamientos y posturas específicas. Este perro muestra simpatía y amistad: cabeza bien erguida con una gran sonrisa canina, trote alegre, meneando el trasero con un rabo curvado y relajado.

Igualmente, podemos captar la tensión que emana de un perro antipático: cabeza baja, orejas aplastadas, mirada penetrante, dientes expuestos, gruñidos, pelos del lomo en punta, patas tiesas y rabo en alto, derecho, tieso y vibrante.

Para la mayoría de la gente resulta fácil distinguir entre los perros que están en la cima de la jerarquía canina y aquellos que no lo están.

Los perros superiores caminan con propósito, seguros de sí mismos, la cabeza y el rabo bien erguidos. Los perros inferiores caminan servilmente, con postura obsequiosa, cabeza gacha, labios abiertos y lengua fuera, ojos entreabiertos y pestañeantes, orejas aplastadas, zarpa alzada y rabo entre las piernas. En ocasiones de extrema sumisión, el perro podría rodar sobre sí mismo y orinar.

Es difícil vivir con un perro, aunque sea solamente durante unos cuantos días, y no aprender una amplia variedad de señales de su lenguaje corporal. La mayoría de los dueños entienden bastante bien cómo actúa su perro cuando se siente feliz, seguro de sí mismo, respetuoso, temeroso o agresivo.

De hecho, la mayoría de los dueños compilan a lo largo del tiempo un “diccionario canino descriptivo” del lenguaje corporal de su perro que abarca la mayoría de su repertorio de conductas.

Comunicación oral

Las señales caninas más malinterpretadas por los humanos son las vocalizaciones. Los ladridos, y sobre todo los gruñidos, casi siempre son interpretados como amenazas, y en ocasiones lo son, pero habitualmente no lo son.

Los ladridos, debido a su inherente naturaleza, son interpretados como la señal de indecisión por excelencia, expresada cuando el perro sufre un conflicto entre dos cursos de acción diferentes.

Por ejemplo, ladrar significa: “Quiero jugar…pero no me atrevo”, “me gustas…pero no estoy seguro” o “ven aquí…pero guarda las distancias”. Una vez que el perro ha decidido lo que quiere hacer, generalmente lo hace, y entonces no tendrá ni tiempo ni ganas de ladrar.

Gruñir es lo que normalmente usan para amenazar. Incluso así, la razón más frecuente para que un perro gruña en cualquier situación es que se siente incómodo. Alternativamente, gruñir y quizás morderte suavemente podría ser una invitación del perro a que juegues con él.

Cuando el perro gruñe puede ser motivo de preocupación para el dueño, porque a menudo no hay diferencias notables entre los gruñidos como amenazas, los de inseguridad y el amplio repertorio de gruñidos cuando quiere jugar.

Normalmente, los perros gruñones y tempestuosos pertenecen a la clase media canina, con experiencia limitada e inseguros sobre su estatus social, por lo que frecuentemente usarán faroles y amenazas.

A menudo el perro gruñe incesantemente para dar más énfasis a un leve problema.

De hecho, un perro de jerarquía alta es bastante tranquilo y relajado que muy raramente necesitará emplear amenazas de ningún tipo. Al contrario, sus amenazas son sutiles y su ejecución es inmediata, rápida y fulminante.

A menudo, será el contexto lo que nos proporcionarán la única pista para interpretar correctamente las intenciones del perro.

Las señales contextuales pueden variar desde movimientos bastante sutiles (por ejemplo, alzar la zarpa) a movimientos de todo el cuerpo (por ejemplo, reverencias y posturas), que marcan un cambio del significado de todo lo que se avecina.

Alzar la zarpa señala que la persecución, los gruñidos y las mordeduras que van a seguir se harán jugando. Los perros son excelentes intérpretes de pautas contextuales de sus semejantes; la mayoría de las personas en cambio, no lo son.

Comunicación olfativa canina

Os habréis dado cuenta de que los perros orinan mucho más frecuentemente de lo necesario debido a una necesidad psicológica.

El aroma de la orina al marcar sirve para una serie de importantes funciones: la demarcación del territorio, la atracción sexual, el reconocimiento individual y la anunciación de licencias de cachorro.


Licencia de cachorro para hacer travesuras

La testosterona es la hormona que hace que la orina del macho huela a orina de macho. De esta forma, la “masculinidad” en la orina de un perro depende del nivel de testosterona en su organismo.

En la mayoría de los mamíferos, los adultos tienen niveles de testosterona mucho más altos que los jóvenes pero esto no ocurre así con los perros.

Los niveles de testosterona en la sangre empiezan a subir cuando el macho alcanza los cuatro o cinco meses de edad, alcanzan su máximo nivel a los diez meses y van bajando hasta alcanzar los niveles normales de adultos al cumplir los dieciocho meses.

En el pico de los diez meses, los niveles de testosterona en perros adolescentes pueden llegar a ser cinco o siete veces más altos que en perros adultos.

El olor de la orina delata la edad de perros machos jóvenes. El olor de la orina del cachorro es bastante distintivo. El tamaño del cachorro, su forma, su sonido, color, comportamiento y, especialmente, su olor, anuncian la edad del pequeño.

Una voltereta lateral con una pequeña escapada de orina es la forma del perrito de mostrar su licencia de cachorro a individuos mayores y/o superiores en la escala jerárquica social perruna. La mayoría de perros adultos socializados son bastantes tolerantes y permisivos hacia los jóvenes cachorros.

Sin embargo, una vez que el nivel de testosterona empieza a subir, la licencia para hacer travesuras del cachorro se cancela bruscamente. A los diez meses de edad, la orina del perro adolescente huele a macho anunciando a todos los perros adultos que es necesario educarlo.

Es en este momento, en el que la mayoría de perros adultos (sobre todo los machos) empiezan a acosar a los perros adolescentes para ponerlos en su lugar antes de que se conviertan en una amenaza significativa para la sociedad canina.

 

Demarcación del territorio

El concepto de la territorialidad incorpora las nociones de marcar y defender. En manadas de lobos, hay siempre una mayor concentración de orina de macho a lo largo de la zona periférica del territorio de la manada que en el centro del mismo.

La demarcación del perímetro porparte de los machos es igual de prominente en perros domésticos. Pero, puesto que la mayoría de estos son reducidos a “territorios” artificiales delimitados con vallas y muros, y puesto que necesitan orinar frente a objetos verticales, cabría suponer que la mayoría de la demarcación con orina ocurrirá a lo largo del perímetro.

Sorprendentemente, la demarcación de perímetros no fue observada en un estudio de perros domésticos de los suburbios. Al contrario, los perros sueltos marcaban muy a menudo una serie de rutas radiales frecuentes, que llevaban hasta sus hogares individuales.

Por tanto, la mayoría de la demarcación ocurre cerca de casa. Los perros sueltos no protegían activamente el área central de su zona territorial frente a otros perros sueltos, ni la aromática orina parecía ser muy efectiva para repeler a otros perros, que entraban y salían libremente de las zonas habitadas y marcadas, a veces incluso cuando el residente estaba presente.

Los perros sueltos domésticos no parecen ser nada territoriales y, de hecho, algunos recibían visitantes con los brazos abiertos.

Los perros pueden distinguir entre marcas de orina de diferentes individuos, y los machos olfatean y orinan más frecuentemente como respuesta a marcas de orina de perros desconocidos, que como respuesta a marcas de perros conocidos o a sus propias marcas de orina.

Además, la respuesta de un perro a una orina que no le es familiar disminuye a medida que aumenta la exposición a la misma, como si la orina de un “perro forastero” perdiera su elemento de extrañeza progresivamente.

En lugar de usarlo como exhibición atlética de defensa del territorio, la demarcación con orina parece ser un modo de hacer que un entorno extrañohuela a hogar, al enmascarar el olor de la orina extraña con la propia. La demarcación con orina parece ser el equivalente canino de personalizar un nuevo hogar con mobiliario y posesiones.

Esta demarcación no es exclusiva de los perros machos, muchas perras también lo hacen y, además, muchas levantarán la pata cuando lo hacen.

Sin embargo, la manera femenina de levantar el trasero difiere del característico levantamiento de pata trasera izquierda de los machos.

Los perros machos echan el peso de su cuerpo hacia adelante mientras que suben la pata trasera hasta la altura de la cadera, con la rodilla hacia arriba a lo largo del lomo para que la orina salga disparada lateralmente hacia un objeto vertical que necesitaba desesperadamente ser marcado.

Las perras, por otra parte, normalmente levantan una pata trasera y la encogen debajo del cuerpo, mientras que se agachan a medias. A menudo tienen que moverse hacia un lado para dirigir la orina.

Básicamente, la orina de perros y perras es el equivalente canino del “correo electrónico”, cada marca de orina contiene su propio mensaje publicado en el “tablón de anuncios de la comunidad.”

 

Accesorios de diseño



Brott collar y correa Maians
48,00 €


Brott collar y correa Tremp
48,00 €


Brott collar y correa Pau
48,00 €


Brott collar y correa Montserrat
48,00 €


GREEN comedero antiglotones para perros
29,50 €


Comedero perro Bowl Dog Hueso PEQUEÑO Naranja
25,31 €
Accesorios para perros
Accesorios para gatos

Encuentra más productos en nuestra tienda



¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.