¿Por qué ladran los perros?

Los perros poseen un variado repertorio de señales sonoras. La vocalización más típica del perro es el ladrido, que suele expresar la alarma o la excitación del perro frente a algo que ocurre en su entorno.

El aullido aparece con mucha menos frecuencia que en el lobo y su significado todavía no se conoce con exactitud.
El gruñido es siempre indicativo de agresividad y, por lo tanto, debe ser tenido muy en cuenta cuando aparece. El gemido suele expresar la intención del perro de escapar de una situación desagradable, o simplemente una forma de reclamar la atención de sus propietarios.

El perro y en especial su ancestro el lobo son especies adaptadas a un hábitat natural boscoso. En una zona donde la vegetación es muy tupida los mensajes sonoros tienen mucha utilidad, ya que permiten la comunicación entre dos individuos sin la necesidad de un contacto visual.

El ladrido

El ladrido es el tipo de vocalización más frecuente del perro. Las situaciones en las que puede aparecer son diversas, como lo es también su significado. El ladrido del perro tiene como función principal la defensa frente a personas o perros desconocidos y la protección del territorio. De hecho, los perros callejeros suelen ladrar con menos frecuencia que los que viven en una casa. Además de por una cuestión defensiva, el perro puede ladrar por otros motivos, por ejemplo para atraer la atención de sus dueños o durante el juego.

Los lobos ladran mucho menos que los perros y esa diferencia refleja el cambio introducido por el hombre durante el proceso de domesticación. A través de muchas generaciones de selección genética el ser humano ha potenciado el ladrido del perro, que de hecho podría considerarse la primera “alarma antirrobo” de la historia.

El ladrido no siempre es indicativo de una actitud agresiva. Para poder interpretar un ladrido como agresivo es preciso analizar el resto de señales comunicativas del perro, en especial las de tipo visual. En la fotografía, la postura desafiante del perro nos indica que su ladrido debe ser interpretado como una señal de amenaza.

El aullido del perro

Los perros pueden en ocasiones aullar de forma parecida a como lo hacen los lobos. En los lobos el aullido es utilizado principalmente para mantener la cohesión de la manada y como sistema de comunicación durante la época de apareamiento.

Los perros suelen aullar en respuesta a ciertos sonidos de alta intensidad y de frecuencia media, o media-alta, como la sirena de una ambulancia o las notas de un violín. Este tipo de aullido se considera normal y en ningún caso debe ser interpretado como un signo de malestar o sufrimiento. En ocasiones algunos perros pueden aullar al verse separados de sus dueños.

El aullidos es una conducta que parece ser más frecuente en razas de tipo nórdico, como el Husky siberiano o el Alaskan Malamute.

Husky aullando

El gruñido del perro

El gruñido de un perro, salvo cuando aparece durante el juego, se considera siempre una señal indicativa de agresividad. Un perro puede gruñir a las personas, incluso a sus dueños, y a otros perros. Nunca se debe provocar a un perro que gruñe, ya que su siguiente reacción puede ser la mordedura.

El gemido del perro

El significado del gemido del perro puede ser diverso. Los cachorros suelen gemir para demandar la atención de su madre. El perro adulto puede gemir para escapar de una situación que le produce miedo o dolor, o simplemente para obtener algo de sus dueños, como por ejemplo que abran una puerta que está cerrada.


Recompensas para perros



Dental Gosbits
13,90 €


Gosbits Salmon & Rice
5,95 €


Galletas Eukanuba Healthy Puppy
8,79 €


60 Barritas individuales Alpha spirit
11,90 €




Encuentra más productos en nuestra tienda



¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Este sitio web usa cookies, puedes ver la politica de cookies aqui
Política de cookies