Los residuos del acuario

En la naturaleza los residuos de los peces son instantáneamente disueltos, pero en un acuario pueden transformarse rápidamente en niveles tóxicos.

Estos deshechos incluyen amoniaco procedente de las heces de los peces y de restos de alimento, con el peligro que esto conlleva, puesto que pequeñas cantidades de estos elementos pueden matar los peces.

Algunos aficionados intentan controlar los niveles de amoniaco únicamente con cambios de agua. Esto es poco práctico a causa de la cantidad y frecuencia de los cambios de agua que se necesitarían.

Afortunadamente existe una solución fácil. El mundo está lleno de bacterias que no tienen otra cosa que hacer que consumir amoniaco y convertirlo en otras substancias menos tóxicas.

Como siempre, el aficionado avanzado aprenderá a sacar partido del efecto beneficioso de las bacterias maximizando su crecimiento.

Cuando se monta un acuario nuevo las colonias de bacterias no han tenido la oportunidad aun de crecer. Durante diversas semanas será un periodo peligroso para los peces.

Podéis ir aumentando gradualmente la fuente de amoniaco, por ejemplo, comenzando solo con uno o dos peces pequeños y resistentes, para dar tiempo al crecimiento de estas bacterias beneficiosas.

 

Productos recomendados para peces





Encuentra más productos en nuestra tienda



¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Este sitio web usa cookies, puedes ver la politica de cookies aqui
Política de cookies