El asma felino

El asma felino es una enfermedad respiratoria en la que se produce inflamación de los bronquios. Esta inflamación provoca obstrucción del paso de aire y la aparición de los signos clínicos, que principalmente son tos y dificultad respiratoria. Estos signos pueden aparecer de forma aguda, irse repitiendo a intervalos regulares o ser crónicos.

Las causas de la enfermedad son variadas y actúan mediante diferentes mecanismos. La similitud con el asma humano es que en el asma felino hay un componente reversible en la alteración de los bronquios y la diferencia es que en los gatos predomina más el componente inflamatorio, que en la mayoría de los casos se puede tratar, pero no siempre es reversible. El diagnóstico se basa, principalmente, en la realización de una analítica básica y de radiografías torácicas.

El tratamiento depende de los signos que presente el animal. Hay cuadros agudos que requieren de intervención veterinaria urgente, ya que la respiración está tan comprometida que está en peligro la vida del gato. El tratamiento se basa principalmente en el uso de corticosteroides y la vía y el intervalo de administración depende de cada caso específico, aunque existen casos rebeldes que requieren el uso de otro tipo de fármacos.

El pronóstico es variable en función de la respuesta al tratamiento y de si existe una causa incitante tratable o no. Los signos clínicos se pueden tratar, pero los animales no se curan nunca del todo.

¿Qué es el asma felino?

El asma felino es una enfermedad del sistema respiratorio en la que existe una inflamación de las vías respiratorias bajas, principalmente los bronquios. También se denomina bronquitis felina, bronquitis alérgica o bronquitis eosinofílica.

¿Cómo se produce el asma felino?

Los signos clínicos del asma felino se presentan debido a la obstrucción de la luz de los bronquios. Existen diversos mecanismos mediante los cuales se produce la obstrucción, entre ellos: broncoconstricción (espasmo de la musculatura de la pared de los bronquios), inflamación y/o irritación de los bronquios y secreción excesiva de moco. En el gato, a diferencia de las personas, el mecanismo principal es el de inflamación.

¿Cuál es la causa del asma felino?

Existen varios factores o causas que contribuyen al inicio del asma felino y desencadenan los mecanismos antes mencionados. Son procesos alérgicos, infecciones bacterianas, fúngicas o víricas, parásitos e irritantes ambientales (humo, ambientadores, productos de limpieza, pulverizadores diversos), y pueden ocurrir por separado o a la vez.

Además de la obstrucción que se genera, los bronquios están más sensibles y reactivos, y el hecho de haber presentado un cuadro de asma alguna vez predispone a que se vayan repitiendo, por la misma o por otra causa.

¿Está relacionado con el asma de las personas?

El asma en las personas provoca signos clínicos debido a la broncoconstricción. Esta broncoconstricción es reversible. En los gatos no es siempre así, por lo que se considera más correcto utilizar el término enfermedad bronquial felina. En los gatos hay varias presentaciones de la enfermedad según el mecanismo que genere los signos clínicos y la duración de los mismos.

Se puede hablar de asma verdadero, en el que hay una broncoconstricción reversible, y de bronquitis alérgica, en la que se produce inflamación de la pared del bronquio y producción de moco. La bronquitis puede ser aguda (de corta duración y con cambios reversibles en los bronquios) o crónica (de larga duración y con cambios permanentes o irreversibles en los bronquios). Estas presentaciones pueden solaparse y darse a la vez.

¿Qué signos clínicos presenta un gato con asma?

Los gatos afectados normalmente son adultos jóvenes o de edad media (1 a 8 años) y se ha visto que los gatos de raza siamesa están más predispuestos a padecer la enfermedad.

Los signos clínicos más frecuentes de enfermedad bronquial son tos y disnea (dificultad respiratoria) y a veces sibilancias (silbidos al respirar). Estos signos clínicos pueden presentarse de manera constante, a intervalos regulares o de forma estacional (periodos concretos del año).

A veces los signos clínicos pueden presentarse de forma aguda e intensa y la respiración puede estar tan alterada que el gato requiera de atención veterinaria urgente.

¿Cómo se diagnostica el asma felino?

Para llegar al diagnóstico de enfermedad bronquial felina hay que seguir una serie de pasos. El primer requisito es la presencia de signos clínicos compatibles (tos, dificultad respiratoria). Después es necesario realizar una serie de pruebas básicas, como son el hemograma, el análisis coprológico (de las heces), el test de leucemia e inmunodeficiencia y la radiografía torácica.

En zonas endémicas de dirofilariosis (enfermedad parasitaria producida por gusanos redondos que colonizan los vasos sanguíneos), es importante realizar el test para confirmar o descartar la presencia de la enfermedad, ya que, a diferencia de la enfermedad en perros, en los gatos puede cursar con signos respiratorios.

radiografia asma gatos

La radiografía de tórax de un gato con asma felino puede ser normal, pero en la mayoría de los casos presenta alteraciones. Lo más frecuente es encontrar un patrón bronquial, que significa que los bronquios se hacen más visibles de lo normal debido a que están inflamados y atrapan aire. De manera simple los bronquios se ven como pequeños donuts si se ven de forma transversal o como raíles de tren si se ven de manera longitudinal.

Si se sospecha de asma felino y la radiografía no es diagnóstica o bien queremos más información se puede realizar un lavado broncoalveolar, que consiste, bajo una anestesia general corta, en introducir suero a través de la tráquea mediante un tubo endotraqueal y recuperarlo para hacer una citología de las células que se descaman de los bronquios y los alvéolos pulmonares. En la citología de los gatos con asma suele haber un predominio importante de eosinófilos (glóbulos blancos responsables de la respuesta alérgica).

¿Cómo se trata el asma felino?

El tratamiento depende de la presentación de la enfermedad.
En cuadros agudos severos (crisis asmática) es importante solucionar cuanto antes la constricción de los bronquios porque de ello depende la vida del gato. Esto se realiza con fármacos broncodilatadores como son adrenalina o terbutalina. Normalmente es necesaria la administración de oxígeno. El manejo de estos gatos con una crisis respiratoria debe ser cuidadoso, ya que el estrés puede empeorar el cuadro y ser fatal.

A veces se debe iniciar el tratamiento y esperar antes de realizar pruebas diagnósticas para no poner en peligro la vida del gato. De esta forma a veces se puede llegar a un diagnóstico de respuesta al tratamiento.

En los cuadros crónicos o intermitentes, el tratamiento se basa en controlar la inflamación que provoca la obstrucción y el problema respiratorio. Para ello se utilizan fármacos corticosteroides, como la prednisona, administrados durante periodos largos de tiempo. En los casos en que la administración de comprimidos sea difícil o imposible, la alternativa es el uso de corticosteroides inyectables de larga duración administrados de forma periódica.

El momento de administración es diferente para cada caso concreto según la intensidad y la progresión de la enfermedad. Si el gato lo tolera, se pueden utilizar nebulizadores pediátricos adaptados para administrar corticosteroides y/o broncodilatadores por vía inhalatoria.

En los casos en los que la respuesta al tratamiento es insuficiente, existen una serie de fármacos alternativos a los corticosteroides, como serían los broncodilatadores, antihistamínicos, ciclosporina, entre otros.

En el caso de detectar causa concreta desencadenante del asma, conviene tratarla además de tratar los signos clínicos en sí (p.e. infección bacteriana, uso de antibióticos; parásitos, desparasitación). Además conviene tratar el ambiente y eliminar posibles irritantes (tabaco, ambientadores, etc) y evitar y/o tratar la obesidad del gato.

¿Qué pronóstico tiene un gato con asma?

El pronóstico es variable. Si los daños a nivel bronquial son reversibles y se encuentra una causa y se trata, el pronóstico es muy bueno. Generalmente, los signos clínicos se pueden controlar, pero la cura no es nunca completa. En el caso de una bronquitis crónica se requiere un tratamiento continuado y a veces los signos clínicos no se pueden eliminar del todo.

Salud y alimentación felina



FRONTLINE COMBO SPOT-ON GATOS
18,00 €


Frontline Spot On gatos
25,90 €


Limpiador de ojos para perros Beaphar
15,43 €


Limpiador de oídos Beaphar
23,60 €


Beaphar Bucal Water
14,08 €


Malta para gatos Akiball
10,85 €


Royal canin LIGHT Care
58,80 € Descuento: 20 %


Royal Canin WET Vet Cat NEUTERED WEIGHT BALANCE. Sobres
22,40 €




Encuentra más productos en nuestra tienda



¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Este sitio web usa cookies, puedes ver la politica de cookies aqui
Política de cookies