Cardiomiopatías felinas

  • El término cardiomiopatía incluye cualquier enfermedad en la que la característica principal es una alteración estructural y/o funcional del músculo cardíaco (miocardio). Cuando el músculo cardíaco está muy afectado y no puede mantener su función mínima se desarrolla el fallo cardíaco.

¿Qué tipos de cardiomiopatías podemos encontrar en el gato?

  • Primarias o idiopáticas: en las que la enfermedad es debida a un problema inherente al propio miocardio. En la mayoría de casos, se desconoce la causa de la enfermedad, aunque se cree que es probable que exista una base genética. Se clasifican, según la morfología y función del músculo cardiaco, en:

– cardiomiopatía hipertrófica: es la cardiomiopatía más frecuente en el gato. Suele afectar a gatos machos de mediana edad, entre 4 y 7 años.

Se caracteriza por la presencia de un ventrículo izquierdo hipertrofiado (aumento del grosor de la pared del ventrículo), esta hipertrofia conduce a una rigidez ventricular anormal y a un llenado ventricular insuficiente (fallo diastólico).

Puede ser secundaria a algunas enfermedades como el hipertiroidismo, la hipertensión arterial sistémica (principalmente secundaria a enfermedad renal), la estenosis aórtica o la acromegalia, en estos casos, debemos hablar de una cardiomiopatía hipertrófica secundaria.

– cardiomiopatía restrictiva: La cardiomiopatía restrictiva es una enfermedad poco frecuente en los gatos. Suele observarse en gatos de edad media o avanzada y no existe una predisposición de raza ni de sexo. La causa de la cardiomiopatía restrictiva no se conoce, aunque se cree que probablemente sea multifactorial.

Se caracteriza por una incapacidad de relajación de los ventrículos, debido a la infiltración de éstos por tejido fibroso, lo que da lugar a un llenado ventricular insuficiente (fallo diastólico).

Esta enfermedad puede ser la secuela de endomiocarditis (inflamación del músculo cardíaco), el estadio final de una cardiomiopatía hipertrófica u ocasionalmente puede ser secundaria a una neoplasia u otras enfermedades infiltrativas.

– cardiomiopatía dilatada: la cardiomiopatía dilatada, actualmente es una enfermedad poco frecuente y se observa en gatos de cualquier edad, raza o sexo. Se cree que las causas de la enfermedad son muy diversas, aunque todavía no son bien conocidas.

Se caracteriza por presentar una baja contractibilidad cardíaca (fallo sistólico) que conlleva a la dilatación de todas las cámaras del corazón.

– cardiomiopatías no clasificadas: en algunos casos en los que no se pueden clasificar en ninguna de las categorías anteriores.

¿Cuáles son los signos clínicos en gatos con enfermedad cardíaca?

Los signos clínicos dependen de la severidad de la enfermedad cardíaca subyacente. Muchos gatos son asintomáticos y la enfermedad cardíaca se detecta durante una inspección rutinaria por el veterinario, donde se evidencia la presencia de un soplo o bien la existencia de alguna arritmia (alteración en el registro eléctrico de la función cardíaca).

Los gatos que presentan síntomas, suelen presentar dificultad respiratoria, intolerancia al ejercicio, adelgazamiento, vómitos o parálisis de extremidades, y con menos frecuencia pueden presentar síncopes o muerte súbita.

¿Cómo se llega al diagnóstico?

Para llegar al diagnóstico, además del examen físico y de conocer la historia y la raza, la edad y el sexo del animal, es necesaria una combinación de pruebas clínicas como:

  • radiografías de tórax: permiten evaluar el tamaño del corazón y la presencia de cambios en el pulmón.
  • electrocardiograma: permite valorar el ritmo cardíaco pero sólo proporciona información indirecta de la función cardiovascular.
  • ecocardiografía: método fiable y poco invasivo, y es la única prueba diagnóstica que permite definir el tipo de cardiomiopatía que presenta el paciente.
  • analíticas sanguíneas completas: para descartar problemas metabólicos como causa primaria del problema cardíaco y para controlar cualquier alteración orgánica secundaria a la enfermedad cardíaca.

¿Qué tratamientos se requieren?

El tratamiento varía en función del tipo de cardiomiopatía y hay que tener en cuenta que en algunos casos es necesario un tratamiento de urgencia, aunque en la mayoría de casos con un tratamiento a largo plazo bastará.

¿Qué pronóstico tienen las cardiomiopatías felinas?

En general el pronóstico es de reservado a grave en función del tipo de cardiomiopatía que presente el animal.

Los pacientes con una cardiomiopatía hipertrófica de leve a moderada generalmente responden bien al tratamiento, sin embargo, el pronóstico puede llegar a ser reservado o muy grave si aparecen arritmias o signos clínicos de fallo cardíaco.

Los gatos con cardiomiopatía dilatada por deficiencia en taurina tienen pronóstico favorable, aunque el tiempo necesario para recuperarse puede variar entre 1 y 4 meses o incluso más.

Los gatos que presentan cardiomiopatía dilatada idiopática tienen un pronóstico grave, con una esperanza de vida de menos de 15 días aunque algunos pacientes pueden vivir más tiempo.

El pronóstico de la cardiomiopatía restrictiva es grave debido al carácter progresivo de la enfermedad, aunque la evolución es difícil de predecir ya que depende de la respuesta individual al tratamiento. 


 

Salud y alimentación felina



FRONTLINE COMBO SPOT-ON GATOS
18,00 €


Frontline Spot On gatos
25,90 €


Limpiador de ojos para perros Beaphar
15,43 €


Limpiador de oídos Beaphar
23,60 €


Beaphar Bucal Water
14,08 €


Malta para gatos Akiball
10,85 €


Royal canin LIGHT Care
58,80 € Descuento: 20 %


Royal Canin WET Vet Cat NEUTERED WEIGHT BALANCE. Sobres
22,40 €




Encuentra más productos en nuestra tienda



¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Este sitio web usa cookies, puedes ver la politica de cookies aqui
Política de cookies