Horse Ball

horse ball

El horse ball es uno de los deportes hípicos más espectaculares y equitativos que podemos concontrar.

El Horse Ball fué inventado en francia a principio de la década de los años 70 en Francia, y tal como indica su nombre se trata de combinar entre varios jugadores montados a caballo una pelota hasta conseguir un gol o canasta.

Cada equipo consta de 4 jinetes en campo más dos reservas, que se disputan una pelota para encestarla en una canasta situada a cada extremo del campo rectangular.

detalle de la pelota de Horse BallLa pelota tiene unas características muy peculiares: está rodeada por seis asas de cuero que permiten a los jugadores sujetarla, quitársela a los contrincantes y, la jugada más espectacular, cogerla del suelo sin bajar del caballo, esta jugada se llama “ramassage” y es tan acrobática como peligrosa.

Cada cesta vale un punto pero, antes de conseguirla se tienen que haber hecho tres pases entre tres jugadores diferentes. La posesión de la pelota por parte de cada jugador no puede superar los diez segundos. Cuando la pelota cae al suelo se tiene que recoger rápidamente sin bajar del caballo mediante la acción tan espectacular a que nos referíamos antes: la “ramassage” o recogida.

Recogida de pelota con el movimiento ramassage

Para poder hacer esta acción sin caerse, se utiliza uno de los elementos más característicos de este deporte, el “recogedor”. Consiste en una correa, normalmente de cuero, que une los estribos por debajo del vientre del caballo, lo que permite que los jugadores se puedan agachar o, literalmente, colgarse por un lado del caballo de manera que la mano, hacia delante o hacia atrás, toque el suelo y pueda coger la pelota por las asas.

Realmente es una posición acrobática pero, a base de experiencia y entrenamiento, se hace con gran seguridad pese a que muchas veces se hace a mucha velocidad, incluso a galope tendido. Lo que nunca se puede hacer es recoger la pelota del suelo con el caballo parado, cosa que provocaría una falta. Está totalmente prohibido bajar del caballo.

El partido consta de dos partes de diez minutos cada una. El tiempo no se para en ningún momento a no ser que se caiga algún jinete al suelo o el árbitro lo crea conveniente. Aunque pueda parecer que el partido es muy corto, tanto los jinetes como los caballos acaban el partido exhaustos ya que se juega con mucha intensidad, rapidez y concentración. Durante el partido hay dos árbitros; uno a caballo y el otro situado en el medio del campo, a un lado, sentado en una posición elevada. Gana, evidentemente, el que consigue más cestas.

Realmente, la relación que se crea entre el jinete y el caballo, entre los demás compañeros del equipo y el espíritu de competición que existe en un partido hace que esta disciplina hípica sea una de las más atractivas y emocionantes, sobretodo practicándola de forma seria y comprometida.

Videos de Horse Ball


Encuentra más productos en nuestra tienda



¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.