Las feromonas en los caballos

Las feromonas son sustancias que intervienen en la regulación de conductas como el sexo, la formación de jerarquías o el establecimiento de la unión materno-filial. Diversos fluidos corporales contienen feromonas y su captación es llevada a cabo por el órgano vomeronasal, una especie de segundo olfato situado en la base del paladar. La conducta de flehmen, muy evidente en los caballos, facilita la entrada y captación de feromonas por el órgano vomeronasal.

¿QUE SON LAS FEROMONAS?

Las feromonas son sustancias volátiles presentes en las secreciones corporales de un animal, que pueden modificar la conducta y la fisiología de aquellos animales de su especie que llegan a captarlas. Así, una yegua en celo deposita en su orina una feromona capaz de desencadenar la conducta sexual aquellos machos que la detecten. Además de la sexual, las feromonas sirven para regular otras muchas facetas de la conducta social de los équidos, como la formación de jerarquías o el comportamiento maternal.

¿DÓNDE SE PRODUCEN?

Las feromonas se encuentran en diversos fluidos y secreciones corporales, entre ellos la orina, las heces y la saliva. De hecho, cuando un caballo se encuentra con otro las zonas que mayor atención reciben son la boca, los flancos y la región perineal.

Dibujo: órgano vomeronasal

¿CÓMO SON CAPTADAS?

Las feromonas son captadas por una estructura especializada situada en el interior del paladar llamada órgano vomeronasal o de Jacobson. El órgano vomeronasal se encuentra presente en todos los mamíferos a excepción del hombre y de los cetáceos. Todos los animales domésticos, incluido el perro y el gato, poseen este segundo olfato dedicado a la captación de feromonas.

El órgano vomeronasal se encuentra dentro del paladar y se conecta a través de unos pequeños conductos con las cavidades nasal y bucal. Para facilitar la captación de feromonas muchos mamíferos realizan una conducta que recibe el nombre de flehmen. Durante el flehmen, el labio superior es levantado hasta que cierra los orificios nasales y la lengua es apretada contra el paladar para cerrar la cavidad bucal.

En este estado, la inspiración fuerza el paso de aire desde la cavidad bucal a la nasal, a través de los conductos que conducen al órgano vomeronasal. La conducta de flehmen, en la que el caballo parece sonreír, tiene por objeto mejorar la captación de feromonas por el órgano de Jacobson y suele observarse en los machos, sobre todo si están cerca de una hembra.

La comunicación olfatoria a través de feromonas es muy importante en el proceso de formación del vínculo materno-filial entre la yegua y el potro. Apenas tiene lugar el nacimiento, la yegua olfatea al potro y con frecuencia realiza la conducta de flehmen para captar las feromonas del pequeño. Esta conducta ayuda a establecer los lazos entre la madre y su hijo y no debe ser en ningún caso entorpecida por el hombre. La práctica de retirar la placenta y lavar al potro es del todo desaconsejable, ya que podría afectar a esta importante faceta de la comunicación social de los caballos y provocar el rechazo de la madre hacia su propio hijo.



Encuentra más productos en nuestra tienda



¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

Este sitio web usa cookies, puedes ver la politica de cookies aqui
Política de cookies