Comunicación Olfatoria del caballo

El olfato del caballo, que se encuentra mucho más desarrollado que el del ser humano, posee un papel fundamental en la conducta social de este animal. Las señales olfatorias intervienen en conductas tan importantes como el mantenimiento de la unidad de la manada, el reconocimiento individual o el control de la conducta sexual. Las heces y la orina son los vehículos más utilizados por los caballos para depositar marcas olfatorias en el entorno.

La agudeza del olfato del caballo es mayor a la que posee el ser humano. Tanto la superficie de mucosa nasal como el número de receptores olfatorios son muy superiores a los que poseemos las personas.

¿Por qué es tan importante la comunicación olfatoria para los caballos?

Antes de que el hombre inventara la escritura, las señales olfatorias eran la única forma por la que dos animales podían comunicarse sin la necesidad de coincidir en un mismo momento y en un mismo lugar.

A través de una marca olfatoria, un caballo es capaz de transmitir un mensaje que será captado por otros miembros de su especie horas, incluso días, después de ser depositado.

El olfato posee un importante papel en la comunicación de los caballos e interviene en diversos aspectos de la conducta social, como la identificación personal, el control de la actividad sexual o la formación y mantenimiento de la unidad del grupo.

Además, coordina la actividad dentro de cada manada y entre manadas vecinas, es una señal de alarma o apaciguamiento y permite establecer un vínculo materno-filial entre la yegua y su potro.

¿Cómo transmiten los caballos los mensajes olfatorios?

De forma similar a un perro o un gato, el caballo utiliza la orina y las heces como sistema para transmitir señales olfatorias. En condiciones de libertad, los caballos defecan u orinan casi siempre en lugares donde otros caballos lo han hecho con anterioridad.

Este comportamiento es muy llamativo en el caso de los machos. Cuando encuentra un lugar con la orina o las heces de una yegua, el semental reacciona, primero pisando las deyecciones, y luego defecando u orinando sobre ellas. Algunos expertos interpretan esta conducta como un intento del semental de enmascarar el olor de la yegua, que de otro modo podría ser detectado por otros machos de la zona.



Encuentra más productos en nuestra tienda



¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

Este sitio web usa cookies, puedes ver la politica de cookies aqui
Política de cookies