El veneno de las serpientes II (Neurotoxina)

Venenos Neurotóxicos

Con este tipo de venenos nos encontramos, probablemente, con las toxinas más potentes y letales, ya no solo de venenos de serpientes sino de todos los animales venenosos. Las neurotoxinas tienen la particularidad de ser muy eficaces pero con unos síntomas visibles mucho menos llamativos o aparatosos que los venenos hemotóxicos o citotóxicos de otras especies. De hecho, en muchas ocasiones, cuanto más puro es el veneno neurotoxico menos dolor o síntomas produce; esto causa confusión ya que la victima de la picadura no relaciona el poco o ningún dolor con la gravedad de la situación y que podría ser fatal en pocas horas o minutos sin un tratamiento de emergencia. Pensemos que existen serpientes con venenos capaces de matar a animales del tamaño de un caballo en pocos minutos, e incluso poner en situación grave y llegar a matar a otros mucho mayores.

Las serpientes que poseen estos venenos son principalmente los elápidos, los hidrófidos o serpientes marinas, algunos crótalos tropicales y, en menos cantidad o peligrosidad, algunas culebras opistoglifas. Estas serpientes no son de las que necesitan inocular una gran cantidad de veneno, pero aun así la dosis media suele ser superior a la necesaria respecto al peso corporal de un humano adulto. Claro que existen muchos factores a tener en cuenta y es realmente complicado saber cuándo un ejemplar inocula una cantidad peligrosa o letal o si simplemente inocula, ya que existen datos de incidentes típicos de picaduras de alguna especie potencialmente peligrosa y después de efectuar un seguimiento de la evolución de la picadura esta resultó ser casi inocua o ni tan siquiera se inyectó ni una mínima cantidad de veneno. Una cobra puede inocular de 100 a 300 mgs y solo necesitaría 20 para matar a una persona adulta, de igual manera un búngaro podría inyectar de 20 a 60 mgs y sólo necesita 5 o algunas serpientes marinas introducen entre 7 y 20 cuando con tan solo 1 mg ya es dosis suficiente para ser fatal, pero no siempre se inocula igual ni afecta igual, existen demasiados factores tanto del animal como de la víctima.

Los efectos de los venenos neurotóxicos tienen especial incidencia sobre las placas neuromusculares, esto produce un bloqueo de las terminaciones nerviosas y por lo tanto su consecuencia grave más inmediata es la parálisis muscular y el fatal desenlace suele ocurrir por una parada cardiorrespiratoria.

El dolor y la inflamación es muy poco intensa y, como ya he señalado, en algunos casos no dan síntomas aparentes de envenenamiento por falta de síntomas externos. Aún así lo normal en muchas ocasiones es un dolor leve; algunas especies como los taipanes o algunas cobras el dolor es intenso, con edema y necrosis en la zona de la mordedura, a veces importante (pero nada que ver con las toxinas de crotálidos y vipéridos), torpeza y adormecimiento del miembro afectado. Los síntomas más complicados pueden producirse casi inmediatamente o aparecer horas después del incidente, los mareos, nauseas, vómitos, espasmos musculares, hormigueo en los dedos, somnolencia o, por el contrario, inquietud e hiperactividad; posteriormente los síntomas se agravan y pasan a ser dificultad para tragar, salivación, dificultad para hablar o mover la lengua y abrir la boca, anomalías en la visión y pupilas dilatadas, parálisis de las extremidades, descoordinación para moverse o desplazarse, dificultad para respirar cada vez más evidente hasta llegar a la parada respiratoria y muerte.

Raramente las muertes suceden después de 18 a 22 horas desde el incidente, siendo ya improbable que suceda. Las muertes suelen tener lugar entre 4 o 6 horas después del desafortunado encuentro y estas se suceden como ya vimos por un ataque directo sobre los músculos y las terminaciones nerviosas que los hacen funcionar, parálisis de los nervios craneales, parálisis de músculos respiratorios, parada cardiopulmonar central y estado de coma con muerte por colapso generalizado.

Al final de esta mini serie de artículos dedicados a los venenos, podremos ver cómo proceder de manera efectiva a la manipulación de estos animales para evitar incidencias y explicaremos cómo aplicar los primeros auxilios en caso de un accidente ya no sólo con serpientes, sino con todo tipo de animales que puedan ocasionarnos daño de forma accidental y de manera más o menos común como podría ser una simple picadura de abeja, ya que todas las picaduras por simples que parezcan pueden resultar peligrosas por personas sensibilizadas a estas sustancias que pueden ser fatales en casos de alergias o reacciones anafilácticas.

Productos recomendados para reptiles

¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message