La tortuga cabeza amarilla (Indotestudo elongata)

En este artículo pretendemos dar a conocer a la tortuga de cabeza amarilla, (Indotestudo elonagata), una de las pocas tortugas de tierra que aún se siguen importando directamente de sus países de origen para suplir la demanda del comercio de animales exóticos. El propósito de este artículo es animar a todo aquel que mantenga este maravilloso animal a reproducirla para que en poco tiempo se deje de importar y que todos los animales con los que se comercie sean nacidos en cautividad.

Clasificación:

Clase: Reptilia
Orden: Testudines
Familia: Testudinidae

Distribución:

A la tortuga de cabeza amarilla se la puede encontrar en los bosques húmedos del sureste de Asia. Desde el extremo oriental de La India (Bengala) hasta toda Indochina (Birmania, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam) pasando por Bangladesh, Nepal y Bután. También está presente en algunas zonas de Indonesia y Malasia así como en el extremo sur de China, en la provincial de Yunnan (zona colindante con Indochina).

Hábitat:

La zona donde habita normalmente la tortuga de cabeza amarilla es la selva húmeda. Vive en zonas que pueden llegar a inundarse durante los monzones, por lo que le es necesaria una gran humedad ambiental. Gusta de esconderse entre la hojarasca para dormir y suele estar más activa durante el día, especialmente a primeras de la mañana y últimas horas la tarde.

Dimorfismo sexual:

Las hembras de esta especie de tortuga suelen ser mayores que los machos. Los machos, tienen el plastrón hundido, y su cola es más larga. Durante la época de celo, a los machos se les torna la parte delantera de la cara rosada. En ejemplares jóvenes es realmente difícil distinguir los sexos.

Terrario:

Son animales que alcanzan un tamaño medio, poco más de 30 cm de caparazón. EL terrario de la tortuga de cabeza amarilla deberá ser al menos de 1.5 metros cuadrados para una pareja aunque como mayor sea el recinto mejor vivirán los animales. La temperatura oscilará entre unos 26º C grados la diurna, aunque pueden tolerar temperaturas más elevadas, y unos 18-20º C la nocturna. Existen muchos sistemas de calefacción para terrarios.

Regularmente se las deberá rociar con agua para evitar que se le reseque mucho la piel. Al ser una tortuga de climas muy húmedos veremos que, si el ambiente que le proporcionamos es muy seco, lagrimea mucho para humedecer sus ojos.

Alimentación:

Es un animal casi enteramente vegetariano. Se le podrán suministrar todo tipo de frutas (excepto cítricos y piña) y verduras. Aunque se dice que, en libertad, pueden aceptar presas vivas, tal como pequeños invertebrados. En mi caso nunca he observado que les llame la más mínima atención este tipo de alimentos. No obstante, si se puede ofrecer de vez en cuando mejor. La tortuga decidirá si los acepta o no.
A los ejemplares juveniles y a las hembras que están en periodo de gestación se les deberá suministrar complejos vitamínicos y calcio para reptiles. Deberá tener siempre agua limpia para beber.

Costumbres:

Es un animal pacífico, que puede ser un poco tímido al principio. No obstante después de una adaptación (que incluye su desparasitación, y chequeo veterinario) que puede ser relativamente larga (especialmente hasta que la tortuga coja confianza con nosotros) será un animal muy confiado y prácticamente indestructible.


No hay que juntarlas con tortugas mayores, ya que podrían intimidarla o morderla por error junto con la comida. Tampoco hay que juntarla con tortugas acuáticas, ya que éstas ensucian mucho el agua y parasitarían fatalmente a las tortugas terrestres.

Reproducción:

La puesta se realiza desde abril hasta octubre, con unos 5 huevos por nido y pudiendo hacer hasta 4 nidos por temporada en algunos casos. Sus huevos son grandes y elípticos, de 40 mm a 50 mm de largo. La incubación dura unos 100 días. En países tropicales, su incubación puede ser natural, en España (y países fríos) debe ser artificial. Para ello habilitaremos una incubadora de las usadas para reptiles usando como sustrato vermiculita húmeda, y poniendo los huevos a una temperatura de entre 27º C y 29º C que debe ser constante. El sustrato, debe conservar siempre su humedad, aunque nunca hay que encharcarlo, ya que las futuras tortugas podrían morir ahogadas. Al cabo de unos 100 días, nacen las tortuguitas, durante los primeros días conviene limpiarles a diario el plastrón con unas solución yodada para que no sufran infecciones, ya que su sistema inmunológico todavía es muy frágil. Las tortuguitas deben estar a una temperatura constante de 27º C durante los tres primeros meses. La alimentación será igual que la de los adultos, y al igual que estos dispondrán de agua limpia para beber y bañarse. El agua se sustituirá a diario para evitar patógenos en ella.

Productos recomendados para reptiles

¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

Este sitio web usa cookies, puedes ver la politica de cookies aqui
Política de cookies