Reptiles insectívoros


Los grillos son una buena base de la dieta para la mayor parte de reptiles insectívoros, pero en tiendas especializadas se puede obtener una gran variedad de insectos. Cada especie de reptil tiene sus particularidades y preferencias, sobre las cuales es necesario informarse.

Los gusanos de harina (Tenebrio sp.) tienen un baja relación calcio/fósforo y un alto contenido en grasa. Las zophobas o gusanos gigantes (Zophobus sp.) también tienen esta desventaja. Ambos deben darse en cantidades moderadas.

La calidad de un grillo como alimento, depende de la calidad del alimento que el grillo ha consumido en las últimas semanas. Los grillos pueden ser alimentados con pienso de gallinas ponedoras, alfalfa, avena, cereales, fruta, verdura, y pienso para perros o gatos machacado. Se comercializan también piensos para alimentar o “enriquecer” grillos.

La mayoría de insectos que podemos obtener son pobres en calcio, y antes de ofrecerlos como alimento conviene “empolvarlos ” con calcio y un complemento vitamínico-mineral para reptiles.

Muchos reptiles se alimentan exclusivamente de insectos. La dieta de otras especies incluye en proporciones variables insectos e invertebrados, como babosas, caracoles, lombrices, crustáceos y arácnidos.

Aunque no podemos citar aquí todos los reptiles insectívoros, la siguiente tabla incluye algunos de ellos:

Saurios (lagartos)

La mayoría de reptiles insectívoros pertenecen al suborden de los saurios.

Son insectívoros en general los camaleones, geckónidos, anolis, escincos pequeños (Eumeces, Sincella, Neoceps, Lerista) y gran parte de los agámidos (Physignatus, Pogona).

Otros insectívoros son los de los géneros:

  • -Cordylus (lagartos de cola anillada)
  • -Ameiva (tejú)
  • -Leiocephalus (iguánidos)
  • -Cophosaurus, Holbrookia (lagartos sin orejas)
  • -Cnemidophorus (lagarto corredor)
  • -Urosaurus
  • -Moloch
  • -Xantusia (lagartos nocturnos americanos)
  • -Petrosaurus
  • -Sceloropus (lagartos espinosos)
  • -Anniella (lagartos sin patas)
  • -Bipes, Blanus, Rhineura (amfisbénidos o lagartos gusano)

Las serpientes

Algunas especies de talla mediana y pequeña incluyen en su dieta buena parte de insectos e invertebrados, como las de los géneros:

  • -Tantilla (serpiente de cabeza negra)
  • -Storeria (serpiente de vientre rojo y de Dekay): caracoles y babosas sobretodo
  • -Opheodrys, Liopeltis (serpientes verdes)
  • -Sonora
  • -Glyalopion, Ficimia (serpientes de hocico de gancho)
  • -Chionactes (serpiente de hocico de pala)

Las tortugas

La gran mayoría de tortugas acuáticas incluyen en su dieta proporciones variables de invertebrados. Algunas especies terrestres los pueden consumir como complemento, y más raramente como base de la dieta

Problemas de malnutrición

Casi nunca podemos ofrecer a un reptil la misma variedad de insectos que come en la naturaleza. En definitiva un reptil “es lo que come”, y por esta razón los problemas debidos a malnutrición son muy habituales.

Los grillos de varias especies (Grillus bimaculatus, Grillus campestris y Acheta domestica), están disponibles comercialmente en diferentes tamaños y edades, y son una buena base de la dieta para la mayor parte de reptiles insectívoros.

Otros insectos que se pueden obtener en comercios especializados son los gusanos de harina (Tenebrio sp.). Su principal desventaja es que tienen un baja relación calcio/fósforo y un alto contenido en grasa. Además, como el caparazón quitinoso puede ser muy duro, es mejor ofrecerlos cuando acaban de mudar, momento en el que tienen un color más blanco.

Las zophobas o gusanos gigantes (Zophobus sp.) son semejantes a los gusanos de harina pero de mucho mayor tamaño. Comparten algunos de sus inconvenientes pero su caparazón quitinoso no es tan duro. Tanto los gusanos de harina como las zophobas deben ofrecerse en cantidades moderadas.

También se pueden adquirir saltamontes y langostas de varios tamaños, que son excelentes para devolver el apetito a los camaleones en huelga de hambre.

Las moscas de la fruta son adecuadas para crías de pequeños lagartos y para ranitas dendrobátidas y Mantella.

Las larvas de polillas de la cera son muy ricas en grasa, y convenientes para reptiles debilitados. Las polillas adultas son muy apetecibles para los anolis, Phelsumas y otros geckónidos.

Otras presas adecuadas para diversas especies son gusanos de seda, lombrices de tierra (ricas en calcio), Pachnodas (grandes larvas de escarabajo), cucarachas, mariposas, termitas, arañas no venenosas, caracoles y babosas.

El tamaño de los insectos ofrecidos debe ser adecuado al del reptil. La anchura del insecto debe ser, como máximo, entre la mitad y dos tercios de la anchura del cuello del reptil.

Variedad según la especie

No todos los reptiles insectívoros son igual de exigentes por lo que respecta a la variedad de las presas. Mientras que los geckos leopardo (Eublepharis macularius) y los geckos Tokay (Gekko gecko) sobreviven y se reproducen con una dieta a base de grillos enriquecidos y algún gusano de harina, otras especies necesitan mayor diversidad.

La oferta de presas variadas y de calidad ayudará a evitar problemas, pero igualmente debemos informarnos con detalle de las particularidades y preferencias de cada especie.

La calidad de un grillo como alimento, depende básicamente de la calidad del alimento que el grillo ha consumido en las últimas semanas. Pensar que todos los grillos son un alimento adecuado sería tan erróneo como pensar que todas las hamburguesas son iguales, simplemente por tener aspecto de hamburguesa.

En la práctica esto significa que un grillo que lleva tres semanas en una tienda sin comer, esperando que nosotros lo compremos, será un pésimo regalo para nuestro reptil. Hay que obtener los insectos de un proveedor experimentado y de confianza, y alimentarlos bien hasta el momento de su uso.

Alimentar insectos

Los grillos pueden ser alimentados con pienso de gallinas ponedoras, que es muy rico en calcio, o bien alfalfa, avena, cereales, fruta, verdura, y pienso para perros o gatos machacado. Se comercializan también piensos para alimentar o “enriquecer” grillos y otros insectos (“gut-loading diets”).

Pese a ello, la mayoría de insectos que podemos obtener son pobres en calcio, y antes de ofrecerlos como alimento conviene “empolvarlos ” con calcio y un complemento vitamínico mineral para reptiles. La manera más efectiva de hacerlo es introducir los insectos en una bolsa con un pellizco de complemento en polvo, y agitarla bien para que el insecto quede bien “empolvado”.

Cuidado con los insectos tóxicos

Los invertebrados recogidos en el campo pueden ser una ayuda valiosa, pero debemos estar seguros de que no han estado expuestos a pesticidas. Hay insectos que pueden ser tóxicos, como las luciérnagas (Photinus sp.), las mariposas monarca (Donaus sp.), o chinches de las plantas como Oncepeltus fasciatus (Lygaeidae), de vivo colorido negro y naranja.

Bastantes reptiles insectívoros pueden incluir algo de materia vegetal en su dieta, y las especies de mayor tamaño también suelen aceptar crias de ratoncillo (“pinkies”).

Los insectos deben ofrecerse preferiblemente en recipientes de paredes lisas lo bastante altas como para que no puedan salir. No es conveniente que el terrario sea un hervidero constante de insectos. Es preferible ofrecer pequeñas cantidades regularmente, para controlar si el reptil come correctamente.

Pienso hasta para los insectovoros…

Ante los problemas prácticos que representa alimentar a un insectívoro hay una solución que está ganando terreno: el uso de piensos granulados. Se comercializan diversos piensos para especies insectívoras, como por ejemplo para lagartos barbudos. Su uso es recomendable, aunque muchas especies no aceptarán este tipo de alimento.

Productos recomendados para reptiles

¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message