El veneno de las serpientes III (Hemotóxicos y citotóxicos)

Hemotóxicos–citotóxicos

Hemotoxicos y citotoxicos

Hemotoxicos y citotoxicos – veneno de las serpientes

Estos venenos tienen la particularidad de ser mas aparatosos en las lesiones que producen, ya que las encimas proteolíticas junto a otras muchas sustancias, producen una acción devastadora que incluye la inflamación, la vasodilatación, que permite la permeabilidad de los vasos sanguíneos y la necrosis de los tejidos que pueden afectar tanto los miembros afectados que se han descrito amputaciones espontáneas de los mismos. No suelen ser venenos tan potentes como los neurotóxicos, pero las serpientes que los utilizan tienden a inocular una gran cantidad de ponzoña, es este el caso de la Bitis gabonica que es capaz de inocular 650 mg en su víctima, cantidad suficiente como para matar animales de varias toneladas de peso.
Otras grandes inoculadoras pueden ser Crotalus adamanteus o la más extraña Lachesis muta que era conocida como “la muerte muda” por los colonos europeos en Sudamérica. Éstos son casos muy normales entre los crotálidos, venenos no exageradamente potentes pero cantidades altísimas de ponzoña, 600 mgs y 550 mgs respectivamente. Pero esto no siempre es así, tal es el caso de la víbora de gariba que tiene un veneno incluso más potente que las mambas ya que sólo con 5mg puede matar a una persona adulta. Aún así, como ya es sabido, el numero de accidentes fatales es enormemente menor que la cantidad total de picaduras.
Estos venenos son más bien propios de crotálidos y vipéridos, pero existen algunos elápidos que causan estos efectos combinados con el efecto neurotóxico.

Este tipo de venenos actúan de una forma muy diferente a los neurotóxicos, pues inmediatamente después de haberse producido el mordisco, se experimenta un dolor muy fuerte en la zona de la picadura y rápidamente se observa la inflamación y el edema. Éstos pueden aparecer en zonas próximas a la herida afectando a todo el miembro en pocas horas. El edema y la inflamación pueden ser tan importantes que llegan a romper la piel de la zona afectada y a dificultar la circulación sanguínea. El miembro afectado tiende a adormecerse en lo que a movimientos se refiere pero el dolor siempre es intenso. Pueden aparecer ampollas sanguinolentas en la zona afectada y en mordeduras en el torso o cuello puede notarse asfixia por la inflamación interior. La cefalea, las nauseas y vómitos son muy corrientes.

Uno de los problemas más notables de una picadura de este tipo son las lesiones en los vasos sanguíneos y la misma sangre, la destrucción de los glóbulos rojos así como la acelerada acumulación de plaquetas producen trombos produciendo un cuadro de coagulación intravascular. A su vez la permeabilidad de las venas y arterias activa un estado de hemorragias internas que pueden ser detectadas a simple vista a nivel digestivo y renal: la sangre puede ser detectada en excrementos u orina, esto puede empeorar a nivel respiratorio, cardíaco e incluso cerebral. La situación es crítica por la inutilización de los riñones que provocará un shock por insuficiencia renal pudiendo ser ésta la causa mas normal de muerte en el paciente.

Otro problema es que, en estos incidentes, la gravedad de la picadura no es muy evidente pues los efectos más peligrosos no se detectan tan rápidamente como en el caso de los neurotóxicos y pueden aparecer incluso uno o dos días después de que ocurriera el envenenamiento.

Cardiotoxicidad, miotoxicidad y otros efectos

Estas situaciones se producen dentro de los venenos ya citados, ya sean neurotóxicos o citotóxicos y hemotóxicos, son efectos añadidos en mayor o menor medida en unos u otros así como los efectos hemolíticos y otros efectos, son efectos complicados que en el caso del hemolítico daña a la sangre produciendo anemia y agravando el cuadro clínico. El efecto miotóxico tiene su acción sobre las fibras musculares, las destruye produciendo la parálisis muscular. Los efectos cardiotóxicos tienen acción sobre el miocardio produciendo arritmias y un estado peligroso de relajación del corazón. Sobre la sangre y vasos sanguíneos encontramos efectos trombóticos y hemorrágicos, producen coagulación de la sangre intravascular y a hemorragias internas que pueden detectarse a simple vista en la orina.

En resumen, nos encontramos con unos venenos posiblemente no tan letales, al menos no tan rápidos, como los neurotóxicos pero que, por la gran destrucción interna y externa de los tejidos, visualmente son mucho más aparatosos y tenemos que pensar que por su distribución a nivel mundial y número de especies, es muy posible que los crótalos y los vipéridos sean los responsables de muchas más muertes accidentales que los elápidos u otras especies. Claro que esto es algo complicado de saber pues en los países tercermundistas es realmente difícil relacionar todas las picaduras con las especies responsables.

Productos recomendados para reptiles

¿Te ha gustado este artículo?

Apunta tu email y no te pierdas las novedades en Mundo Animal.



Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message